Liderazgo Papa Francisco

Ignacio de Loyola, el santo que fundó un carisma para revitalizar la Iglesia. 31 julio.

Comparte

San Ignacio de Loyola deja la vida militar para vivir la fe hasta el final, apoyando al Papa con la fundación de los jesuitas.

Renovador de la Iglesia

A lo largo de los tiempos, el Espíritu ha suscitado santos que han seguido de cerca la renovación y revitalización de la Iglesia según el designio de la Providencia Divina. Ellos han sido verdaderos instrumentos que han hecho hincapíe en algunos apartados en la comunidad necesitados de especial atención. En muchos de esos momentos, era necesario cerrar filas de forma especial en el Pontífice como Vicario de Cristo y Pastor de la Iglesia Universal. 

Eso le pasó al Santo de este día porque hoy celebramos a San Ignacio de Loyola. Nacido en Azpeitia (Loyola), en 1491, pronto murió su madre, criándole una nodriza, esposa del herrero que trabajaba para su padre. Aunque éste trataba de guiar a su hijo hacia la vida eclesiástica, pronto mostró el joven Ignacio inquietud por la realidad caballeresca y militar. Un día será herido en la rodilla, lo que le hace reflexionar sobre el interior del hombre.

A partir de entonces, abandona la lectura de libros de caballeros para leer libros sobre Cristo y las cosas de orden sobrenatural. Su conversión es total. Cuando sale de Loyola hacia Jerusalén, se detiene un tiempo en Montserrat donde se consagra a la Virgen. Posteriormente se alojará en las Cuevas de Manresa donde empieza a poner por escrito sus experiencias de Fe, en unos escritos reflexivos que invitan a la oración y al cambio. Son los Ejercicios Espirituales.

A su vuelta, pasa por las universidades de Alcalá, Salamanca, haciendo el Doctorado en filosofía en París. Al poco tiempo, marcha con un grupo de compañeros a ponerse a disposición del Papa en Roma. Es el inicio de la Compañía de Jesús. Entregado de lleno al apostolado de la ayuda a los necesitados, queda patente su granito de arena en el Concilicio de TrentoPrecisamente, su carisma forja entre sus postulados la obediencia directa al Papa. Muere en el año 1556.

Fuente: COPE. Jesús Luis Sacristán.

Lo que San Ignacio de Loyola ha enseñado al Papa Francisco

CHRIS LOWNEY, Autor, “Papa Francisco: Por qué dirige de la forma que dirige”“El fundador de los jesuitas, San Ignacio, ideó los ejercicios espirituales, una serie de meditaciones que ayudan a las personas a comprender cómo seguir a Jesús en sus propias vidas”.“Ad maiorem Dei gloriam” es el lema de la congregación por eso, no es de extrañar, que los ejercicios espirituales desarrollados por su fundador busquen precisamente eso, acercar las almas hasta Dios. Son una forma revolucionaria de fortalecer la fe a través de la oración y de superar los propios miedos.

CHRIS LOWNEY, Autor, “Papa Francisco: Por qué dirige de la forma que dirige” “Tal vez soy una persona que sólo busca acumular dinero o quizá estoy paralizado por mis propios miedos. Quizá lo correcto sea probar una nueva profesión o ser más atrevido a la hora de hablar de mi fe o mis valores porque no tengo el valor suficiente o como tengo miedo a hacer el ridículo, no lo hago. No soy lo suficientemente libre para hacer lo que debería”.La huella del San Ignacio en el Papa es evidente. Muchas de estas enseñanzas las pone en práctica, como su preocupación por llegar a todos o su espíritu de superación. Repite que es mejor cometer errores que mantener una Iglesia cerrada en sí misma.

FRANCISCO“Lo digo mil veces. Prefiero una Iglesia accidentada que una Iglesia enferma”.Salir a las periferias es también una actitud propia de los jesuitas. Son grandes pedagogos que han llevado el mensaje del Evangelio a América Latina, India, África y Oriente. Pero no sólo han llegado a los confines del mundo. Francisco también dice que se necesitan misioneros cerca de casa.

CHRIS LOWNEY, Autor, “Papa Francisco: Por qué dirige de la forma que dirige” “Hay muchas personas alejadas de la Iglesia que, en realidad, no han tenido mucho contacto con la religión. No les importa la religión, de ninguna forma. Por eso, ese espíritu de ‘salir a las periferias’ se centra en ellos”.El Papa reconoce que piensa como un jesuita, como un misionero, aunque nunca pudo ir a Japón, como quería en su juventud. Aún así, desde Roma, la impronta de San Ignacio de Loyola le está ayudando a llevar el Evangelio mucho más lejos.

Fuente: Rome reports.

El jesuita más conocido del mundo es el Papa Francisco. Pero la Compañía de Jesús tiene siglos de historia. Nació en el siglo XVI de la mano de una personalidad única: San Ignacio de Loyola cuya obra ha permitido que muchos conozcan a Dios.

El legado y la espiritualidad de San Ignacio de Loyola, explicados por Benedicto XVI

Cada 31 de julio la Iglesia católica recuerda a San Ignacio de Loyola, porque es el aniversario de su fallecimiento. Como Papa, Benedicto XVI destacó su profunda espiritualidad y lo describió como un hombre que siempre puso a Dios en primer lugar

«San Ignacio de Loyola fue, ante todo, un hombre de Dios, que en su vida puso en primer lugar a Dios, su mayor gloria y su mayor servicio; fue un hombre de profunda oración, que tenía su centro y su cumbre en la celebración eucarística diaria. De este modo, legó a sus seguidores una herencia espiritual valiosa, que no debe perderse u olvidarse. Precisamente por ser un hombre de Dios, san Ignacio fue un fiel servidor de la Iglesia, en la que vio y veneró a la esposa del Señor y la madre de los cristianos. Y del deseo de servir a la Iglesia de la manera más útil y eficaz nació el voto de especial obediencia al Papa, que el mismo definió como ‘nuestro principio y principal fundamento'».

BENEDICTO XVI – 22 de abril de 2006

La Compañia de Jesús fue fundada en 1540 por San Ignacio y actualmente cuenta con unos 17 mil miembros.

Más info

Rezando voy. Oración en el día de san Ignacio 2019. Con Jesús, no negociaste. Lo diste todo.

Con la mirada puesta en Manresa 2022. Camino del año jubilar.

Camino Ignaciano. De Loyola a Manresa. 1522.

Bendición del Peregrino.

Que el Señor te bendiga y te proteja, que ilumine Su rostro sobre ti y te conceda su favor; que el Señor se fije en ti y te conceda la paz.
Que Él ilumine los ojos de tu corazón, para que comprendas cuál es la esperanza a la que te llama, cuál la riqueza que te espera en tu futuro, y que te ayude a superar los obstáculos haciéndote servidor de su Amor.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Hacia la unidad. Podemos caminar, orar y trabajar juntos. Papa Francisco en Suiza.
Misión 2019. Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en Misión por el mundo.
Su Santidad en Lituania: “Sed jóvenes en camino, no de laberinto”.

Deja tu comentario

*