Misión

Encuentro preparatorio ante la Asamblea continental europea del Sínodo 2021-2024.

Comparte

Síntesis de España para la etapa continental en Praga.

120 asistentes entre obispos, religiosos, sacerdotes y laicos participan en este encuentro sobre la síntesis elaborada por el Equipo sinodal. Con todo ello se preparará el texto que se enviará a la Asamblea. continental.

Del 5 al 9 de febrero de 2023 va a tener lugar en Praga la Asamblea continental europea del Sínodo 2021-2024. En este encuentro se va a presentar la Síntesis definitiva de la propuesta de la Iglesia en España para esta asamblea continental. Este texto recoge las aportaciones que han enviado las diócesis, movimientos, congregaciones y distintos grupos en relación al documento enviado por la Secretaría del Sínodo el pasado mes de septiembre. Además, se han incorporado las sugerencias que salieron del encuentro del pasado sábado, 28 de enero, en la sede de la CEE.

Descargar síntesis final

La CEE va estar representada en este encuentro por su presidente, cardenal Juan José Omella; el obispo coordinador del Equipo sinodal, Mons. Vicente Jiménez; el secretario del Equipo sinodal, el sacerdote Luis Manuel Romero; la Hna. María José Tuñón, ACI, como responsable de la Vida consagrada y miembro del Equipo sinodal; y Dolores García Pi, presidenta del Foro de Laicos y también miembro del Equipo sinodal de la CEE.

Prioridades específicas objeto de discernimiento en la Asamblea Sinodal

1.- Potenciar la acogida en nuestras comunidades, particularmente a los bautizados que no participan activamente de la vida de la Iglesia y a cuantos se sienten excluidos por su procedencia, situación afectiva, orientación sexual u otros motivos. Hemos de buscar que las comunidades eclesiales sean espacios integradores desde los que acompañemos a los hombres y mujeres de hoy en sus anhelos y necesidades, compartiendo con ellos la belleza de la fe que profesamos.

2.- Impulsar la corresponsabilidad, real y efectiva, del pueblo de Dios, superando el clericalismo, que empobrece nuestro ser y misión, y potenciando el acompañamiento por parte de sacerdotes, miembros de la vida consagrada y laicos. En este sentido, es importante promover los ministerios laicales.

3.- Reconocer definitivamente el papel de la mujer en la Iglesia y fomentar su participación, plena y en condiciones de igualdad, desde la común dignidad bautismal, en todos los niveles de la vida eclesial y, en particular, en el gobierno de las instituciones, invitándose a un discernimiento sin miedo.

4.- Favorecer el acompañamiento de los jóvenes en el momento y circunstancias que cada uno de ellos vive y buscar el modo de articular su integración y participación en nuestras comunidades eclesiales como prioridad pastoral, suscitando asimismo procesos catequéticos con niños y adolescentes.

5.- Dinamizar la formación integral en las cuestiones fundamentales de nuestra fe, específicamente en materia de doctrina social de la Iglesia y moral —también sobre la propia sinodalidad– de tal forma que anime a una mayor coherencia de vida y conduzca a una mayor presencia pública evangelizadora y transformadora de la realidad social.

6.- Fomentar el diálogo con el mundo y la cultura, con otras confesiones religiosas y con la increencia, mejorando la capacidad de escucha y también la comunicación, desde la crítica constructiva en el seno de la propia Iglesia y hacia la sociedad actual.

7.- Cuidar la liturgia a través de la formación, de la actualización del lenguaje y de una mayor comprensión de sus ritos y contenidos, como expresión de una fe viva, consciente y activa.

En definitiva, estamos convencidos de que la clave y fundamento de todas nuestras acciones, anhelos y propuestas debe ser la conversión personal y comunitaria y la comunión con Cristo, entre nosotros y con nuestros hermanos. Es fundamental el encuentro con Jesucristo, que nos lleva a un cambio personal que, posteriormente, influye en la renovación de la vida comunitaria y en la transformación de la sociedad. La comunión es previa a la participación y nos anima a la misión.

Sabemos que estas prioridades encierran grandes desafíos para la Iglesia y exigen un profundo discernimiento que permita unir renovación con tradición, actualización del mensaje evangélico con la fidelidad a Jesucristo. En cualquier caso, todo cuanto estamos experimentando y viviendo con este proceso sinodal, con independencia del resultado final del ejercicio de discernimiento que ha de llevarse a cabo en las siguientes fases, resulta muy valioso en sí mismo para la Iglesia en España, por los frutos que está generando.

Fuente: conferenciaepiscopal.es – 03/02/23.

El cardenal Omella nos impulsa, desde Praga, a evangelizar con más fuerza a todo el mundo

El presidente de la CEE y arzobispo de Barcelona, cardenal Juan José Omella, representa a la Iglesia española en Praga, lugar donde se celebra la fase continental del Sínodo.

Comienza en Praga la etapa continental europea del Sínodo: «Ser Iglesia sinodal, no es ser un parlamento»

El presidente del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa, Gintaras Grusas, anima a un proceso de reflexión, diálogo y propuestas, sobre los difíciles retos de nuestro tiempo.

La exhortación del Papa, desde Sudán del Sur, a volver a centrar el papel de los obispos como pastores en medio del Pueblo de Dios, llega hasta el corazón de Praga, donde se abre desde este 5 al 12 de febrero, el encuentro con doscientos delegados para discernir los frutos del trabajo sinodal realizado a nivel local. 220 representantes de 39 Conferencias Episcopales de 45 países participan en esta asamblea continental europea del Sínodo. Tras la anterior etapa de consultas llega este nuevo paso con las siete asambleas continentales previstas en el Sínodo el próximo mes de octubre que un año después, en 2024, tendrá su etapa conclusiva.

Un recuerdo especial por Turquía

El presidente del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa, Gintaras Grusas, ha tenido un recuerdo especial para las víctimas de los terremotos en Turquía y Siria asi como a la guerra en Ucrania para pedir llegue a su fin en el breve saludo a la representación de la iglesia rusa en esta asamblea.

ctv-wit-sinodo praga

Grusas ha recordado que esta iglesia en salida que pide el papa Francisco debe recorrer como está haciendo ahora con este sínodo

el tiempo de escucha al otro. «Porque ser Iglesia sinodal, ha recordado, no es un parlamento y, aunque aquí se viene a escuchar al otro, la persona más importante es el Espíritu Santo que guía los pasos en este camino. Un proceso de reflexión, diálogo y propuestas sobre los retos que los difíciles tiempos que vivimos plantean para dar a conocer el mensaje del Evangelio»

Los representantes españoles

La representación española está encabezada por el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Juan José Omella, y por el coordinador del equipo sinodal, el arzobispo emérito de Zaragoza, Vicente Jiménez Zamora. Les acompañan los secretarios de las Comisiones Episcopales para los Laicos, Familia y Vida, Luis Manuel Romero, y de la Vida Consagada, María José Tuñón, y la presidenta del Foro de Laicos, Dolores García.

En la jornada de hoy 13 Conferencias Episcopales presentarán sus aportaciones con dos intervenciones de tres minutos cada una y en la sesión de tarde se realiza el trabajo por grupos lingüísticos.

Caminar juntos

«Queremos caminar juntos», exhortó el Papa Francisco, «para experimentar una Iglesia que reciba y viva el don de la unidad y se abra a la voz del Espíritu para ser verdaderamente una Iglesia sinodal, una Iglesia de la escucha, una Iglesia de la cercanía».

El Sínodo ayudará a la Iglesia «a ser verdaderamente misionera». «Tenemos un declive del cristianismo en Europa y este Sínodo no debe privarnos de ser nuevos misioneros». «La misión de la Iglesia es anunciar a Cristo, proclamar nuestro compromiso con la creación, pero también con la justicia y la paz, y un compromiso de todo el pueblo de Dios», dijo, reiterando que «una Iglesia sinodal es ante todo una Iglesia misionera».

Fuente: cope.es – Faustino Catalina – 6.2.2023

Omella, en la asamblea continental del Sínodo: «Caminar unidos en sinodalidad para ser nuevos evangelizadores»

«Vivimos un momento histórico apasionante con diferentes puntos de vista, pero todos unidos en un mismo mensaje. Queremos seguir a Jesucristo»

En su intervención en la Asamblea continental europea del Sínodo 2021-2024, el cardenal Juan José Omella,presidente de la Conferencia Episcopal Española, ha explicado que “vivimos un momento histórico apasionante con diferentes puntos de vista, pero todos unidos en un mismo mensaje. Queremos seguir a Jesucristo con alegría para evangelizar nuestro mundo, sobre todo Europa, porque sentimos la necesidad de anunciar el mensaje de Jesús”.

¿Cuál es la clave?

“Pero ¿cómo hacerlo? -continuó el arzobispo de Barcelona- Escuchando las intervenciones he pensado en dos personas que en el siglo XIX comenzaron la evangelización de un continente que no había sido evangelizado -el África subsahariana- en contextos muy diferentes. El cardenal francés Charles Lavigerie (fundador de los Misioneros de África – Padres Blancos) desde una iglesia que había pasado momentos muy difíciles por el avance del laicismo, pero que salió del país para evangelizar África. Igualmente, desde Italia salió Daniel Comboni para evangelizar en un lugar donde nadie había anunciado el Evangelio: en el África subsahariana. Y ¿qué hicieron ellos? Con coraje fueron alli amando a su cultura y amando a su gente.

Los primeros envangelizadores

He pensado también en el momento de la canonización de los mártires de Uganda. San Pablo VI hizo una magnífica homilía en la que recordó que lo que había pasado en la iglesia de aquella zona de África es único por el testimonio de su martirio y cuyo coraje se ha transmitido a los siglos XX y XXI en la entrega de sus vidas por Cristo y el Evangelio.

¿Que pasó con esos misioneros para enseñar el Evangelio a los jóvenes de Uganda que en solo tres años llevó al martirio de católicos, de protestantes y de un catecúmeno, Kizito, el más pequeño con solo catorce años por fidelidad a Cristo?…. Y yo me pregunto ¿qué hacemos nosotros para tener también ese coraje?”.

Un momento apasionante

“Pienso —concluyó el presidente de la Conferencia Episcopal— que este encuentro sinodal nos pone a la gente de Europa y de todos los lugares del mundo en una especie de poliedro con visiones complementarias porque unos hablan de la necesidad de la oración, otros de la atención a los pobres, etc… Debemos dar gracias a Dios por permitirnos vivir en este momento de la historia. Es un momento apasionante porque se nos da la oportunidad de ser misioneros, de proclamar el mensaje de Jesucristo con hechos y con palabras. Pidamos al Señor que nos ayude, que nos de las fuerzas necesarias para no desfallecer en la misión evangelizadora».

Fuente: cope.es – Faustino Catalina – 7.2.2023

Entradas relacionadas en esta web

Estamos en camino de Sínodo. Iglesia en salida, con las puertas siempre abiertas.

Clausura de la Fase diocesana del Sínodo en Huelva. 26 marzo 2022.

Sínodo de los obispos 2021-2023. Inicio del camino sinodal: 9 de octubre en Roma.

La Iglesia ha sido convocada en Sínodo, está de fiesta. Apertura en las diócesis.

El Sínodo: «un proceso de revitalización para vivir con mayor intensidad la fe».

Loading

Comparte
SHARE
Sacerdote católico y agustino (OSA). Pedagogo, educador, evangelizador digital. Aljaraque (Huelva) España. Educación: Universidad Pontificia Comillas.
View Website
ENTRADAS RELACIONADAS
«Gracias a la Virgen experimenté lo que es ser feliz». Javier González García.
Vida Consagrada sinodal y sinodalidad. Cristina Inogés.
«El perdón de Dios no tiene límites». Fray Luis Pascual Dri, capuchino.

Deja tu comentario

*