Biografía Discipulado

El arte de la meditación. La aventura del silencio interior.

Comparte

La aventura de morirse a uno mismo para renacer

Meditar es abrazarse a uno mismo. Haces de este mundo un abrazo. Es una práctica de silenciamiento fecundo. Es un arte no una técnica; es una vocación (voz interior o conciencia, respuesta a la sed de ser), es un oficio (una práctica cotidiana constante o disciplinada y humilde) y es un estilo de vida (receptivo, acogedor,…). 

Meditador es un artista que vive espiritualmente, es un buen discípulo. Ser discípulo es tener un maestro y un camino. La meditación sea una gran aventura, la aventura de perderse a uno mismo, pero solo el que se pierde se gana. La aventura de morir a uno mismo, pero solo el que muere resucita. Solo lo esencial es invisible a los ojos. 

Lectura recomendada: * Pablo D’Ors (2012): Biografía del silencio. Breve ensayo sobre la meditación.


El poder transformador del silencio: nos cambia a nosotros.

P.José Luis Miguel González,OSA

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Fiestas patronales en honor a san Agustín 2019 en La Vid (Burgos). ¡Viva san Agustín!
“La Vida Consagrada con María, esperanza de un mundo sufriente». 2 febrero 2020.
2º Encuentro de Catequistas de la Costa de Huelva en Isla Cristina. Tejiendo redes.

Deja tu comentario

*