Tiempo Ordinario

Domingo de la Natividad de San Juan Bautista. 24 de junio.

Comparte

La mano del Señor estaba con él. Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía Parroquial.

Revista 21. Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero, ss.cc.

Nacimiento del Bautista.

La mano de Dios está en Juan. A él toca regar y preparar la tierra para que venga el Mesías. Dios se vale de personas como el Bautista, que se convierten en riego, agua, frescura en medio de los desiertos de la vida.
Juan estuvo siempre en las manos de Dios. De hecho, se jugó la vida por él. No hubo protagonismos ni intereses que despistaran su vivir desde la voluntad del Padre. Así era Juan, hombre hecho y derecho, confiado, atento, oyente, curtido en el desierto. Hombre de Dios, referido a Él y referente para muchos.
Pero su brújula siempre miraba el Norte, el Mesías, Jesús. Damos gracias a Dios por Juan el Bautista, el más grande y pequeño de los profetas, un testigo también para nuestro tiempo.

Recursos más que humanos. 

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Todos vivos para Dios. Domingo XXXII del T.O. Ciclo C.
Insistentes como niños. Orar siempre y sin desánimo. Domingo XXIX T.O. Ciclo C.
¿Dónde está nuestro tesoro? Domingo XVIII del T.O. Ciclo C.

Deja tu comentario

*