Cuaresma-Pascua

Cuaresma: caminar sedientos buscando el agua viva. 3º Domingo Cuaresma, Ciclo A.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía Parroquial.

Cuaresma: caminar sedientos buscando el agua viva.

Jn 4, 5-42. A la samaritana le cambia la mirada su encuentro con Jesús. Algo se ha iluminado para siempre en su historia, en su rostro, en sus ojos.

Cuando nos encontramos con Cristo, a la vera del pozo que sacia nuestra sed, terminamos transformados. Ella ya no volverá a ser la misma. Su pasado quedó superado, ahora comienza una nueva etapa, en la que se irradia la luz.

Dejemos en este tiempo de Cuaresma espacio para el encuentro con el Señor, de calidad. La oración, la adoración, la contemplación del misterio de Jesús que camina hacia la Cruz, nos pueden ayudar en esta nueva manera de mirar y de estar en el mundo. Para luego anunciar, como la samaritana, con Quien nos hemos encontrado.

No olvidemos: Cuaresma es caminar sedientos buscando el agua viva.

Fuente: Revista 21. Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero,ss.cc.

La magia de lo sencillo

Jn 4,5-42. La fe viene muchas veces acompañada de la duda e incertidumbre. Tan antigua como la fe es la duda. Ahí es donde nuestra comunidad vive y tiene que vivir: en la intemperie de las llanuras culturales y de las montañosas tempestades que azotan al ser humano en la travesía de la existencia. No podemos dar la espalda a quienes necesitan nuestra esperanza. Dios nos deja signos, no portentosos, sí de contenido, tampoco de ilusión, pero sí de esperanza. Dios nos da signos siempre, pero los elige muy sencillos. Por ejemplo, nosotros.

Tú ¿ya has descubierto los signos de Dios en tu vida?

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Semana Santa con Jesús, camino a su Pascua. En Bellavista (Huelva).
Cuaresma: posibilidad de volver al Señor
El Papa invita a «24 Horas para el Señor»

Deja tu comentario

*