Cuaresma-Pascua

Cuaresma, caminar contracorriente. Primer Domingo Cuaresma, Ciclo A.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía Parroquial.

Mt 4,1-11.- Cuaresma es caminar contracorriente. Dejar atrás poder, fama, riquezas, prestigio.

En el desierto, lugar sin caminos, podremos encontrar el Camino, aunque el viento parezca impedírnoslo. En las sombras del desierto se dibujará la cruz. La cuaresma, tiempo de desierto, nos proporciona la oportunidad de quedarnos en tiempo de oración, lugar de desierto para que sorteando tentaciones abracemos al que es la Vida.

Contemplemos y aprendamos del modo de ser y actuar de Jesús. De qué fue lo que le impulsó. De su Amor por el Padre y por la humanidad. Jesús abrazó la Cruz, pero quedó indiferente ante las tentaciones que seducen y destruyen: dinero, placer, poder…

En las sombras del desierto, se dibuja la Cruz. Señor Jesús, en tiempo de Cuaresma ayúdanos a encontrar el camino, sin temer lo que el desierto nos pueda ofrecer. Seguramente nos concederás el don de abrazar el madero que es tabla de salvación.

Fuente: Revista 21. Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero,ss.cc.

Necesidad.

¿Nuestras necesidades han de satisfacerse por encima de todo? Tal vez hay un motivo con más peso por el que puedas renunciar a ellas. Las necesidades por las qué apostó Jesús eran las de los más necesitados.

Las necesidades por las que apostó Jesús eran las de los más necesitados.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
San Agustín sugiere vivir la Pascua como caminantes, tensos hacia la meta.
Semana Santa y Pascua en casa: el Señor más próximo a la humanidad. ¡Jesús vive!
Tu vida nos rescata de la muerte. 5º Domingo de Cuaresma, Ciclo A.

Deja tu comentario

*