Tiempo Ordinario

Cristo es la piedra angular que sostiene la vida de la Iglesia. 27º Domingo T.O.-A.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía en Casa y en la Parroquia.

Cristo es la piedra angular que sostiene la vida de la Iglesia.

Mt 21,33-43. La Iglesia, nuevo Pueblo de Dios, recibe la piedra angular de su construcción del Padre. Esta piedra es Cristo, muerto y resucitado, el que fue despreciado, expulsado de la viña y al que los labradores de la parábola dieron muerte. La Iglesia recibe de Cristo la piedra que sostiene su vida, su alegría y su amor. La Iglesia radiante, llena de color y luz, sabe que es parte de la construcción del Reino. Una Iglesia pobre, de estructuras sencillas y bombeando vitalidad, sabedora de Quién es el que la sostiene. Si Jesús no sostiene la construcción, todo se derrumbaría. Todo nos ha sido dado para que nosotros no demos más que amor. Releamos la parábola y fijémonos en cómo es nuestra actitud con el dueño, con su hijo y con la viña.

No lo olvidemos, si damos la espalda a Cristo, nos quedamos con el hueco del corazón vacío, porque solo en Cristo reside el corazón de carne que todos necesitamos. Él, además, nos lo ofrece con la gratuidad del don: el don del amor, piedra angular de la Iglesia. Sin ella, se hunde. Con ella, se lanza a amar sin medida.

Cristo, piedra angular, sostén siempre a tu Iglesia. Nos unimos en oración por el Papa Francisco que visita Asís y nos regala una encíclica de fraternidad universal.

Fuente: Revista 21. Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero,ss.cc.

Es tiempo de crear – 27º Domingo Tiempo Ordinario, Ciclo A

Mt 21, 33-43. Frente a las dinámicas que “desechan” y desvían del objetivo prioritario, el evangelio de hoy nos propone estimular nuestro pensamiento, nuestra creatividad, y potenciar todas nuestras habilidades para crecer, para dar “frutos a su tiempo”.

Fuente: Editorial Verbo Divino – EVD.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Te presentamos, Señor, a los niños. 4º Domingo Tiempo Ordinario, Ciclo A.
Deja las 99 y nos busca… Domingo XXIV del T.O. Ciclo C.
El Cuerpo y la Sangre de Cristo. ‘Comulgar, Señor, es el misterio de tu Amor’. 2020.

Deja tu comentario

*