Misión

Caminando y cantando… melodías de vida y esperanza. Nuevo curso y propósitos.

Comparte

Hacer el camino con otros y cantando.

Y aquí estamos de nuevo. El descanso veraniego ya pasó y hemos vuelto a la bendita normalidad y a la bendita rutina. Hemos disfrutado del descanso y recogido fuerzas e ilusión para afrontar lo que nos venga. Con ganas de comernos a bocados el curso recién empezado.

Comenzar un nuevo curso no significa partir de cero, con nosotros viene lo ya vivido… pero sí ayuda a poner el foco en nuevas actitudes y en nuevos propósitos. El nuevo curso nos lleva a un cuaderno en blanco, a lapiceros y pinturas recién afilados, a reencuentro con los compañeros y amigos… a cosas que aprender y experiencias que disfrutar.

Un nuevo curso que en mi diócesis de Palencia viene con sus nuevos empeños y con el evocador lema de “Caminando y cantando… melodías de vida y esperanza”.

El hecho de tener una programación, un lema, un propósito… no asegura que vayamos a conseguir nada. Las programaciones no contienen recetas milagrosas, pero señalan el camino. No dan resultados inmediatos… pero nos apuntan una meta y una partitura, para ir construyendo música, para in entonando una letra, para ser juntos Iglesia en misión. Tener un propósito común contagia la participación ilusionada y anima a caminar juntos a pesar de las dificultades, las tormentas y las incertidumbres que vivimos y las que llegarán.

En mi tierra de Palencia, en la España vacía y vaciada, vivimos la falta de relevo generacional y el envejecimiento, el progresivo abandono de la práctica religiosa… pero sabemos que hay muchas posibilidades y riquezas humanas, sociales y religiosas. Posibilidades que pueden crecer si caminamos en sinodalidad, si somos creativos en la misión, si somos atrevidos, si nos empeñamos en aprender y desaprender, si nos ponemos a ser equipo y a trabajar en equipo, si ofrecemos gratuitamente la experiencia de Dios, si nos empeñamos en sumar, si nos afanamos en sembrar palabras y semillas en una sociedad plural, si -en estos tiempos de caducidades y oportunidades- caminamos de la mano del Padre alentados por el soplo del Espíritu.

“Caminando…” la marcha y el camino, las salidas y encuentros, los pasos y esfuerzos, los peregrinos y compañeros, los paisajes y horizontes, los riesgos y sorpresas… “y cantando melodías de vida y esperanza”… las notas, los silencios, los tonos, los tiempos, las voces, los instrumentos, los coros, las letras, canciones, melodías, ensayos, creaciones… Cantando juntos, en comunidad, armonizando voces…

Quien camina descubre, quien canta proyecta un sueño. Quien canta y camina pone en juego ilusión y esfuerzo, palabra y acción, utopía y realismo, imaginación y decisión… Ante la monotonía y el cansancio, la tristeza, el pesimismo o la incertidumbre… caminar y cantar. Para seguir viviendo la alegría de creer y crear en esta tierra de Palencia. Para generar vida y esperanza.

Fuente: COPE. Txomin Pérez

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
San Juan Pablo II: 25 años de su visita a la reina del Rocío
El Domund cambia el mundo, yo lo he visto: Pregón. Cristina López Schlichting.
«Gracias a la Virgen experimenté lo que es ser feliz». Javier González García.

Deja tu comentario

*