Biografía San Agustín

Avelino Rodríguez y 97 compañeros mártires. Agustinos. 8 noviembre.

Comparte

Los mártires son modelos a imitar, patronos a celebrar e intercesores para orar. 

98 Mártires Agustinos del Siglo XX (Dossier en PDF).

Se ha dicho y escrito que el XX es el siglo en el que la Iglesia ha sufrido la mayor persecución religiosa de toda su historia y que cuenta con el mayor número de mártires.

La persecución religiosa que tuvo lugar en torno a la Guerra Civil española de 1936 a 1939 dejó un río de sangre martirial. Obispos, sacerdotes, religiosos y laicos murieron en defensa de la fe. En las filas agustinas destaca el obispo Polanco y los procesos de cinco grupos que fueron aprobados por el Papa Juan Pablo II el 11 de marzo de 2005.

El grupo más numeroso está compuesto por 65 religiosos del Monasterio de El Escorial (Madrid), 10 agustinos de Uclés (Cuenca), también 10 de Caudete (Albacete), 9 de Gijón y Santander, y 4 de Málaga.

La fría estadística no puede olvidar la generosa entrega de religiosos agustinos de las edades más diversas y comprometidos con empeños pastorales también diferentes.

En su martirio hay testimonios muy especiales. Y se sabe que murieron proclamando que morían por ser agustinos y proclamando también públicamente el perdón.

El P. Provincial, Avelino Rodríguez, perdonó a los verdugos, y se despidió absolviendo a sus frailes, que eran asesinados solo por su condición de religiosos. Damos gracias a Dios por la fidelidad de nuestros hermanos, que supieron mantener su fe viva en la prisión, que ejercieron su ministerio entre los presos y que cuando llegó el momento acudieron serenos a la muerte.

Fueron beatificados, junto a otro grupo de mártires españoles –hasta un total de 498–, el 28 de octubre de 2007 en la Plaza de San Pedro por el entonces cardenal prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, José Saraiva Martins, en representación del papa Benedicto XVI.

Los mártires están por encima de las trágicas circunstancias de su muerte y de las páginas sombrías de la historia. La entrega de su vida es un claro testimonio de amor, de perdón y de paz.

La Iglesia al publicar el Decreto de Beatificación propone al mártir como modelo a imitar, patrono a celebrar e intercesor para orar.

Nuestros mártires vivían el Evangelio pacíficamente, pero fueron perseguidos, detenidos y sacrificados por amar y servir a la IglesiaMurieron por Cristo perdonando a sus asesinos. Ofrecemos esta Oración dirigida a Dios con la intercesión de los 98 Mártires Agustinos del Siglo XX, grupo en el que fueron beatificados los mártires agustinos:

Dios Todopoderoso y Eterno que concediste a los bienaventurados Avelino y compañeros mártires la gracia de morir por Cristo, te rogamos que, por su intercesión, se vea fortalecida nuestra fe y seamos testigos de tu amor. Te lo pedimos por Jesucristo que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Apunte personal

Fue un regalo de Dios haber participado en la Eucaristía de Beatificación celebrado en Roma el 28 de octubre de 2007. 

José Luis Miguel González, OSA

Católicos y científicos: Avelino Rodríguez Alonso, OSA, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC.

Lo del martirio de san Esteban sigue en la actualidad, y si no sólo visitar la web de Ayuda a la Iglesia Necesitada, o buscar por Iglesia Perseguida. El siglo XX fue declarado el siglo de los mártires. Las cifras de asesinados por motivos religiosos de la Iglesia Católica sigue batiendo records. Este es el caso de Avelino Rodríguez Alonso, del que Francico Javier Campos y Fernández de Sevilla, OSA dice en el Diccionario Biográfico la Real Academia de Historia:

“Rodríguez Alonso, Avelino, Santiagomillas (León), 9.XI.1879 – Paracuellos del Jarama (Madrid), 28.XI.1936. Agustino (OSA), profesor del Real Centro Universitario de El Escorial, provincial, beato.

Ingresó en la Orden agustiniana en el Real Monasterio de El Escorial en 1896, profesando al año siguiente y realizando ahí la carrera eclesiástica, siendo ordenado sacerdote en 1904; posteriormente cursó la licenciatura civil de Derecho en la Universidad de Salamanca, desarrollando su actividad docente en el Centro Universitario de El Escorial, como profesor de Derecho Romano, donde también desempeñó el cargo de vicerrector, pasando posteriormente como director al Real Colegio Alfonso XII de El Escorial, siendo también consejero y superior provincial, cargo que desempeñaba en 1936.

Al ser elegido prior provincial, en 1933, trasladó su residencia al Colegio madrileño de la calle de Valverde, donde fue detenido, con los agustinos de la comunidad, y trasladados a la comisaría del Hospicio y a la cárcel Modelo. Por influencia de algún familiar se le ofreció la posibilidad de liberarlo, pero se negó mientras quedase en la cárcel uno de los suyos. Después de fusilar a algunos compañeros de prisión, el 15 de noviembre, fueron trasladados a la cárcel de San Antón —instalada en el antiguo Colegio de las Escuelas Cristianas, de la calle Hortaleza—, donde se reunió con el resto de agustinos de El Escorial y de la Residencia Católica de Estudiantes de la calle Princesa, allí detenidos.

A finales de noviembre fue juzgado, condenado a muerte y ejecutado en Paracuellos del Jarama, el 28 de noviembre de 1936, junto a él otros doce compañeros agustinos: Benito Alcalde González —Villayermo (Burgos), 12.I.1883—; Bernardino Álvarez Melcón —Rosales (León), 31.VIII.1903—; Manuel Álvarez Rego de Seves —Sésamo (León), 15.IX.1908—; Juan Baldajos Pérez —Palencia, 30.III.1872—; Senén García González —Villarín (León), 15.VII.1905—; Samuel Pajares García — Rosales (Palencia), 26.VII.1907—; José Peque Iglesias —Rosinos de Vidriales (Zamora), 4.II.1915—; Marcos Pérez Andrés —Villasarracino (Palencia), 18.VI.1917—; Lucinio Ruiz Valtierra —Villanueva de Odra (Burgos), 12.II.1915—; Balbino Villarroel Villarroel —Tejerina (León), 30.III.1910—; Sabino Rodríguez Fierro —Cerezal (León), 7.XII.1874—; Jesús Largo Manrique —Calzada de los Molinos (Palencia), 13.VII.1912—.

El 28 de octubre de 2007 fue beatificado en Roma, por su condición de prior provincial el proceso de la causa de beatificación fue encabezada con su nombre como padre Avelino.

Bibl.: J. Llamas Simón, Mártires agustinos de El Escorial, San Lorenzo de Rl Escorial, Imprenta del Monasterio, 1940, pág. 29; D. Pérez de Arrilucea, Honremos su memoria, San Lorenzo de El Escorial, Imprenta del Monasterio, 1943, pág. 186; C. Vicuña Murguiondo, Mártires agustinos de El Escorial, San Lorenzo de El Escorial, Imprenta del Monasterio, 1945, págs. 35, 40-41, 47-48, 54-55, 64, 91, 95 y ss., 104, 117, 119-120, 123, 140, 146, 148, 165, 197, 200, 206, 218, 222-223, 226, 271, 274-277, 281, 287-294 (10 cartas) y 305; A. del Fueyo, Los Agustinos en la Revolución y en la Cruzada, Bilbao, Escuelas Gráficas de la Santa Casa de la Misericordia, 1947, págs. 153, 155 y 160; L. Camblor, Mártires agustinos del El Escorial: P. Avelino Rodríguez, San Lorenzo de El Escorial, Imprenta del Monasterio, 1953; M. Alonso Cantarino, Nuestro Colegio, Madrid, 1975, págs. 105-107; A. Montero, Historia de la persecución religiosa en España 1936-1939, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1961, págs. 147, 341 y 861; M. González Velasco, Autores Agustinos de El Escorial. Catálogo Bibliográfico y Artístico, San Lorenzo de El Escorial, Ediciones Escurialenses, 1996, págs. 901-903; Congregatio de Causis Sanctorum, “P.N. 822, Matriten. et Aliarum Beatificationis seu Decarationis Martyrii Servorum Dei Avellini Rodríguez, Sacerdotis Profesii, OSA, et 97 Sociorium ex Orine S. Augustini necnon 6 ex Clero Saeculari, in odium fidei, uti fertur, interfectorum († 1936)”, en Positio super Martirio, vols. I y II, Romae, Tipografía Guerra, 1993-1996”.

Su muerte relativiza cuando menos el actual discurso sin base científica alguna que sitúa a las ideologías relacionadas con el frentepopulismo como defensoras de la ciencia.

Fuente: revistaecclesia. Alfonso V. Carrascosa Santiago. 29 Dic 2018.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
San Ambrosio. El hombre que llamó a la conversión a san Agustín. 7 diciembre.
Inteligencia colaborativa para mejorar la educación
Provincia Agustiniana de Andalucía o Bética. Memoria cordial desde Huelva.

Deja tu comentario

*