Misión

Anunciación del Señor. Solemnidad. Jornada por la vida. 25 marzo.

Comparte

La tercera fiesta más importante en el calendario cristiano.

Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo (Lc 1, 26-38).

En el mes sexto, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin». Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco varón?». El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios. También tu pariente Isabel ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible». María contestó: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra».

Otras lecturas del día: 

– Is 7, 10-14; 8, 10b. Mirad: la virgen está encinta.

– Sal 39. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

– Heb 10, 4-10. Así está escrito en el comienzo del libro acerca de mí: para hacer, ¡oh, Dios!, tu voluntad.

Oración a María en la Anunciación del Señor

Una humilde oración para recordar el anuncio del ángel Gabriel y el sí de María:

Sea bendito, oh María, aquel saludo celeste que dio al anunciarte el ángel de Dios. Ave María…
Sea bendita, oh María, aquella gracia sublime de la que plena te predicó el ángel de Dios. Ave María…
Sea bendito, oh María, aquel anuncio feliz que desde el cielo te trajo el ángel de Dios. Ave María…
Sea bendita, oh María, aquella profunda humildad, con la que te declaraste Esclava de Dios. Ave María…
Sea bendita, oh María, aquella perfecta resignación con la que te subyugaste a la voluntad de Dios. Ave María…
Sea bendita, oh María, aquella angélica pureza con que recibiste en tu vientre al Verbo de Dios. Ave María…
Sea bendita, oh María, aquel bienaventurado momento en el que de tu carne vestiste al Hijo de Dios. Ave María…
Sea bendito, oh María, aquel afortunado momento en el que te convertiste en madre del Hijo de Dios. Ave María…
Sea bendito, oh María, aquel afortunado momento, en que comenzó la humana salud con la Encarnación del Hijo de Dios. Ave María…

En este día se celebra también la Jornada por la Vida.

+ Jornada por la vida: “El amor cuida la vida”. 25 de marzo. Obras son amores.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Domund 2019: Bautizados y enviados. Es la hora del compromiso misionero. Colabora.
María en el magisterio de san Juan Pablo II: Redemptoris Mater. José Cristo Rey.
Analizando la salud de una Parroquia con la Encuesta ME25 de Gallup. Renovación.

Deja tu comentario

*