Tiempo Ordinario

Ampliemos la mirada. En el DOMUND entregados al Amor. 29º Domingo T.O.-A.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía en Casa y en la Parroquia.

Ampliemos la mirada. En el DOMUND entregados al Amor.

Mt 22,15-21. ¿A quién te vendes? ¿A quién nos vendemos? ¿Al “César, dinero, comodidad- placer-egoísmo”…? ¿De quién es nuestro corazón? ¿Del Padre que rodea al mundo con el amor del Hijo? ¿O del peso de lo que ata y no nos deja ser nosotros mismos? El Padre posee la capacidad de mirada más amplia y acogedora que podamos imaginar.

El que vive colmado por el “dios” dinero u otros “dioses”, no puede mirar, porque su codicia se lo impide. El dinero impide una mirada generosa, que es a la que nos lanza continuamente el banquete de la eucaristía.

En este día del DOMUND ampliemos nuestra mirada a la realidad que nos ofrece el testimonio de tantos misioneros y misioneras en todo el mundo. San Damián el misionero de la isla de enfermos de lepra en Molokai, nos invita a olvidar al César y reconducirnos: “Pongámonos en las manos de Dios, como instrumentos en las manos del obrero. En la vida o en la muerte, seamos siempre de Jesús”. No nos equivoquemos y entreguemos el corazón al Señor del Amor.

Alentados por el testimonio y la intercesión de los santos misioneros, dediquémonos con pasión a ofrecer con generosidad los dones que hemos recibido. Aquí o allá, seamos Teresa de Calcuta, Carlo Acutis o Damián.

Fuente: Revista 21. Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero,ss.cc.

Vida de servicio – 29º Domingo Tiempo Ordinario, Ciclo A

Mt 22,15-21. Jesús nos pone frente a una elección. La elección sobre cómo vivir la vida, como vivir la fe: ¿Cómo quieres vivir, en los valores de lo que el césar representa (poder, dominio, riqueza, etc.) o en la dinámica del Dios de Jesús, en la vida que se hace servicio? Comentando este texto del evangelio, el papa Francisco dice:

«El cristiano está llamado a comprometerse en las realidades terrenales, pero iluminándolas con la luz que viene de Dios. El confiarse de forma prioritaria a Dios y la esperanza en Él no comportan una huida de la realidad, sino restituir laboriosamente a Dios aquello que le pertenece. Por eso el creyente mira la realidad futura, al de Dios, para vivir la vida terrenal con plenitud y responder con coraje a sus desafíos».

(Ángelus 22 octubre 2017)

Fuente: Editorial Verbo Divino – EVD.

Entrada relacionada en esta web

Llamados a la misión. Jornada Mundial de las Misiones, Domund 2020.

Loading

Comparte
SHARE
Sacerdote católico y agustino (OSA). Pedagogo, educador, evangelizador digital. Aljaraque (Huelva) España. Educación: Universidad Pontificia Comillas.
View Website
ENTRADAS RELACIONADAS
Sembrad la tierra de amor. XV Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo A.
Todos vivos para Dios. Domingo XXXII del T.O. Ciclo C.
La Palabra de Dios penetra como espada. Lectores y Catequistas. 22 enero 2023.

Deja tu comentario

*