Alégrate Anuncia Biografía Liderazgo Sacramentos Vocación

35º Aniversario Ordenación Presbiteral José Luis Miguel G. Acción de gracias.

Comparte

La alegría de ofrecer la vida a Dios en favor de todos los hombres. Gratitud por este don.

Quiero pedirles que dirijan su mirada a los sacerdotes que trabajan en nuestras comunidades. No todos son perfectos, pero muchos se la juegan hasta el final ofreciéndose con humildad y alegría. Son sacerdotes cercanos, dispuestos a trabajar duro por todos. Demos gracias por su ejemplo y su testimonio. Recemos por los sacerdotes para que, con la sobriedad y la humildad de sus vidas, se comprometan en una solidaridad activa, sobre todo, hacia los más pobres.

Papa Francisco

Misión con María, impulsado por el Espíritu Santo

En el 35º Aniversario de mi Ordenación Presbiteral (1984 – 9 junio – 2019) doy especiales Gracias a Dios Trinidad por este don de servicio tan grande que me regaló, sin mérito alguno. Lo hago desde la Comunidad Parroquial Ntra. Sra. de Bellavista, en Aljaraque (Huelva) España, donde sirvo actualmente como Párroco solidario. Han sido muchas las personas y comunidades cristianas a las que Él me ha regalado conocer y servir: anunciando la Palabra de Dios, celebrando los sacramentos, animando y acompañando, caminando juntos en la construcción del Reino de Dios en la tierra,… con niños, adolescentes, jóvenes, adultos, padres y madres, familias, personas mayores. Para continuar con fidelidad la Misión que se me ha confiado por medio de la Iglesia necesito la Oración y la compañía fraterna. Muchas gracias y un regalito desde el corazón: Canta y camina con María.

El 35 aniversario coincide con el 10º aniversario del Año Sacerdotal (2009-2019) declarado por el Papa Benedicto XVI para toda la Iglesia coicidiendo con el 150º Aniversario de la muerte de san Juan Mª Vianney. Un motivo más de gratitud.

José Luis Miguel González,OSA

ORACIÓN PARA EL AÑO SACERDOTAL (Benedicto XVI)

Señor Jesús, que en san Juan María Vianney quisiste donar a tu Iglesia una conmovedora imagen de tu caridad pastoral, haz que, en su compañía y sustentados por su ejemplo, vivamos en plenitud este Año Sacerdotal.

Haz que, permaneciendo como Él delante de la Eucaristía, podamos aprender cuán sencilla y cotidiana es tu palabra que nos enseña; tierno el amor con el que acoges a los pecadores arrepentidos; consolador el abandono confiado a tu Madre Inmaculada.

Haz, Oh Señor, que, por intercesión del Santo Cura de Ars, las familias cristianas se conviertan en “pequeñas iglesias”, donde todas las vocaciones y todos los carismas, donados por tu Espíritu Santo, puedan ser acogidos y valorizados. Concédenos, Señor Jesús, poder repetir con el mismo ardor del Santo Cura de Ars las palabras con las que él solía dirigirse a Ti:

«Te amo, oh mi Dios. Mi único deseo es amarte hasta el último suspiro de mi vida. Te amo, oh infinitamente amoroso Dios, y prefiero morir amándote que vivir un instante sin amarte. Te amo, Señor, y la única gracia que te pido es la de amarte eternamente. Oh mi Dios, si mi lengua no puede decir cada instante que te amo, quiero que mi corazón lo repita cada vez que respiro. Te amo, oh mi Dios Salvador, porque has sido crucificado por mí, y me tienes aquí crucificado contigo. Dios mío, dame la gracia de morir amándote y sabiendo que te amo». Amén.

Ven, Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, danos un corazón grande, abierto a tu silenciosa y potente palabra inspiradora; un corazón hermético ante cualquier ambición mezquina;  un corazón grande para amar a todos, para servir a todos, para sufrir con todos; un corazón fuerte para resistir a cualquier tentación, cualquier prueba, cualquier desilusión, cualquier ofensa; un corazón feliz de poder palpitar al ritmo del corazón de Cristo y cumplir humildemente, fielmente la divina voluntad.

San Pablo VI

Oración al Espíritu Santo

“¡Espíritu Santo, ven! ¡Ven fuerza y dulzura de Dios! ¡Ven tú que eres movimiento y quietud al mismo tiempo! ¡Renueva nuestro valor, llena nuestra soledad en este mundo, infúndenos la intimidad con Dios!

Ya no decimos como el profeta: ‘Ven de los cuatro vientos’, como si no supiéramos aún de dónde vienes; nosotros decimos: ‘¡Ven Espíritu que sales del costado traspasado de Cristo en la cruz! ¡Ven de la boca del Resucitado!’”.

Raniero Cantalamessa, ofmcap
Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Nació un nuevo espacio de encuentro: «Canta y camina».
Obras Misionales Pontificias presenta su labor en el mundo. Memoria 2017.
Santa Rita, religiosa agustina, abogada de imposibles. 22 mayo.

Deja tu comentario

*